27 de octubre de 2008

Copiar no es plagiar

En el departamento de gráficos de Público hay gente que nos dice que somos muy originales. Yo suelo responder que más que originales somos unos grandes copiadores. Tenemos buen criterio a la hora de elegir a quién copiar. Los gráficos con bolas, los controvertidos gráficos de caudales y tantas otras cosas las copiamos de The New York Times o de The Guardian. Que a su vez copiaron a Fortune y a Minard... Y como dice Zarracina, "al final todos copiamos a Playfair". Y yo diría que en muchas cosas incluso a Leonardo da Vinci.


Gráfica de William Playfair, el inventor de las barras, tartas y evoluciones. Las bolitas de hoy día.

En gráficos, como en la cultura en general, casi todo está inventado. Muchos de los grandes avances se basan en reinterpreteaciones y recuperaciones de lo hecho anteriormente y, en muchas ocasiones, olvidado.

A mi por ejemplo, me encantaba este gráfico del ya mítico Nigel Holmes. (Perdón por el tamaño, pero no he encontrado otra cosa).



Cual no fue mi sorpresa al ver estos otros el otro día en BibliOdyssey (Pulsa sobre el enlace para ver toda una colección de gráficos muy parecidos).




Y no sólo esos. Gonzalo Peltzer me envía este otro par de ejemplos





Son representaciones que quizá muchos conocieráis de antes, pero que a mí me eran desconocidas. No creo que esto haga perder valor al gráfico, aunque sí originalidad. Pero, si el gráfico funciona, ¿hay que privar a los lectores de nuestro periódico de que se les explique algo de la mejor manera posible?.
Los que trabajais en periódicos conoceréis la costumbre de no dar algo porque ya lo ha dado la competencia, castigando así al lector fiel que sólo compra nuestro periódico.
Creo que en gráficos (y en periodismo en general) es una costumbre sin sentido. Hay que explicar al lector para que entienda algo. Es bueno diferenciarse, pero no a costa de la calidad.
Otra cosa es copiar una idea, no citarla, firmarla y venderla como nuestra. Pero eso ya es otra historia.

Otras veces me rio cuando me proponen hacer una "cosa original" y proponen hacer las barras de un gráfico con algún objeto análogo al tema de la información. No solo está más visto que el tebeo, es que se podían ver ejemplos en España en los periódicos en los años 30, cuando el letraset era alta tecnología.


Imagen sacada del libro Malofiej 14, del artículo de Fermín Vílchez 'Origen y evolución de los gráficos en España, 1856-1936

A ver si ahora va a venir George Rorick a pedir derechos de todos los mapas del tiempo desde que él hiciera algo como esto en los 80 para USA Today.

2 comentarios:

Juantxo Cruz dijo...

Muy buena entrada, gran acierto.

La originalidad es un plagio no detectado
Thomas R. Ince.

Si robas a un autor, es plagio; si robas a muchos, es investigación.
Wilson Mizner

j+

Nick Rivers dijo...

...y como decía un amigo diseñador Web(a su vez plagiando una campaña de publicidad...)

Don't Imitate...
¡¡FUSILATE!!!