31 de agosto de 2008

Ponerle pintalabios a un cerdo

Hace unos días, Innovations in newspapers hablaba sobre esta portada del South Florida Sun Sentinel.



Usaba este ejemplo para hablar de cómo en esta crisis del periódico en papel que parece que nos azota los medios están apostando más por la cosmética que por el periodismo, como si eso les fuera a salvar. Comparaba estas acciones cómo ponerle pintalabios a un cerdo, cuando lo que realmente necesita la industria es cirugía a corazón abierto.

No puedo estar más de acuerdo con esta apreciación. La gente compra periódicos por el periodismo. Para ver cosas bonitas ya va uno a un museo o a ver una puesta de sol, cosas infinitamente más bellas que cualquier portada a lo photoshop.
Pero es lo mismo que lleva pasando ya muchos años en un gran porcentaje de los departmentos de infografía (ojo, no sólo por culpa de los infografistas, que en muchos casos son los primeros en pelear contra estas ideas).

Gráficos para rellenar huecos, para hacer bonita una página, porque no hay datos (que gran paradoja), porque no hay foto, porque no hay más que escribir, porque la gente espera tener un gráfico aunque no sepamos nada, porque a los jefes le gustan los gráficos...

Al final, salir del fuego para caer en las brasas. Porque engañamos al lector, porque creamos piezas que no son periodísticas, sino ilustraciones. Porque la gente se acaba de cansando de mirarse un gráfico de página completa para acabar dándose cuenta que no aportaba nada y estaba vacía o que decía exactamente lo mismo que el texto.
Un gráfico es periodismo y debe explicar e informar, no decorar.
No se trata de que los gráficos sean feos, pero la estética sin fondo no vale.
Es maquillaje forense o, cómo dice Juan Antonio Giner, ponerle pintalabios a un cerdo.